Francia prohibió que los alumnos usen los celulares en las escuelas

El Parlamento aprobó el proyecto que había prometido Emmanuel Macron durante la campaña electoral.

Los estudiantes franceses no podrán usar más sus teléfonos celulares en el aula. Los congresistas votaron a favor de una ley que prohíbe el uso de todo aparato conectado (móviles, tabletas, relojes) en las escuelas y colegios.

Si bien la normativa es bien clara, habrá excepciones «para el uso pedagógico», así como para los niños dispacacitados. A su vez, cada escuela decidirá si los alumnos de entre 15 y 18 años pueden usar este tipo de dispositivos o no.

La ley francesa prohíbe desde 2010 los teléfonos celulares «durante cualquier actividad de enseñanza y en los lugares (donde están) previstos por un reglamento interior». La nueva reglamentación eliminará el uso del teléfono entre clases e incluso durante las comidas.

El 90% de los adolescentes franceses, de entre 12 y 17 años, tienen un smartphone. La prohibición intenta, según sus impulsores, resguardar a los chicos de la adicción a estos dispositivos y proteger a la institución educativa.

El ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, celebró la aprobación de la nueva ley y dijo que «envía un mensaje a la sociedad francesa», pero también al extranjero, donde «otros países han mostrado su interés».

En su plataforma de campaña, el actual presidente Emmanuel Macron, prometía la prohibición de los celulares en las escuelas de primaria y secundaria.