El proyecto de ley del gobierno supedita la igualdad de género a la buena voluntad

El Gobierno presentó el anunciado proyecto de ley para favorecer la igualdad de género. No prevé obligación ni sanción alguna para las empresas.

En el marco del Día de la Mujer y horas antes de la multitudinaria movilización al Congreso que congregó a casi medio millón de mujeres en el 2° Paro Internacional de Mujeres, Macri había anunciado el 8 de marzo pasado el envío al Congreso de la Nación de un proyecto de ley para favorecer la igualdad de género en el ámbito laboral.

Finalmente la iniciativa llegó a Diputados. Pero en su texto el proyecto de Ley de Equidad de Género no impone obligaciones ni establece sanciones para las empresas que lo incumplan.

La iniciativa versa sobre la paridad salarial entre hombres y mujeres para una misma tarea pero no impone sanción alguna para aquellas empresas que incumplan con esta premisa. Apenas deja librado a que en los “contratos individuales, convenciones colectivas de trabajo, reglamentaciones y todo acto en el que fijen o estipulen salarios, se garantizará la plena observancia de igualdad de género”.

En la Argentina se calcula que las mujeres ganan en promedio un 30% menos que los hombres por la misma tarea desarrollada. Esta proporción es mayor a medida que descendemos en la escala salarial y se reduce en los puestos de mayor jerarquía.

A pesar de ello la iniciativa del macrismo apenas propone que “los empleadores, a nivel individual o a través de las entidades representativas de su actividad” elaboren un “código de conducta” sobre las decisiones adoptadas “para garantizar el respeto a la igualdad de género en el interior de la empresa”, que deberán enviar al Ministerio de Trabajo “para su conocimiento”.

La iniciativa crea además una licencia de 5 días para procedimientos de fertilización asistida, que podría extenderse a 30 días corridos por año sin goce de sueldo. Además incorpora la posibilidad de que la o el trabajador que tenga menores de 4 años a cargo reduzca su jornada de trabajo, resignando la disminución salarial en proporción a las horas trabajadas.

Fuente: MinutoUno