Bolatti planteó judicialmente la inconstitucionalidad contra la ordenanza que endeuda el municipio en $ 800 millones

El concejal de Resistencia por el Frente Chaqueño y referente de Unidad Ciudadana, Fabricio Bolatti, realizó una presentación judicial ante el Superior Tribunal de Justicia de la Provincia del Chaco donde pidió se declare la inconstitucionalidad de la ordenanza Nº 13.270, aprobada el pasado 28 de abril.

 

“Las autorizaciones de toma de endeudamiento público se debe aprobar con el acompañamiento de las dos terceras partes del cuerpo de concejales, es decir, 8 votos y el intendente sólo obtuvo 6 votos, por lo que no pudo reunir el apoyo necesario que requiere la normativa”, precisó Bolatti.

 

El concejal, cuestionó asimismo ante la justicia que este acto irregular posibilitó ampliar una toma de deuda original de 400 millones de pesos a 800 millones de pesos; triplicando de este modo la actual deuda pública municipal de 430 millones de pesos, después de haber transcurrido más de 140 años de vida de la ciudad. Cabe remarcar que ese ostentoso monto de 1200 millones de pesos que los vecinos y vecinas van a pasar a deber, será sin que el objetivo principal sea resolver los problemas estructurales de la ciudad de Resistencia, como por ejemplo, los desagües.

 

El Concejo Municipal por 10 votos en general aprobó el endeudamiento de 400 millones en la sesión celebrada el día 21 de abril; en particular Bolatti consideró que el monto que el Ejecutivo necesitaba para hacer frente a la situación financiera actual era de 250 millones de pesos. Además, esa norma aprobada creaba una Comisión de Seguimiento y Control integrada por el jefe comunal, el secretario de Hacienda y los concejales. Esa ordenanza sancionada, luego fue vetada por el intendente Gustavo Martínez, y lo que parecía un veto técnico terminó siendo otra ordenanza disfrazada.

 

Dicho veto observa cuestiones técnicas en el artículo 1, pero en el artículo 2 elimina la comisión de control y seguimiento e incorpora 400 millones de pesos más. Según el reglamento, el veto se debe aceptar o rechazar por los 2/3 de los votos, es decir, 8 votos; dicha votación terminó 6 a 5, es decir ni se aceptó ni se rechazó el veto, por lo que debía quedar la sanción original. Pero el oficialismo sostuvo que se aprueba por simple mayoría, lo cual está alejado de lo indicado por el reglamento del Concejo, que establece como dije, los 2/3 del cuerpo.

 

No obstante ello, está establecido que para cualquier toma de deuda el Ejecutivo necesita la autorización de los 2/3 de los concejales, y va de suyo que no obtuvo tampoco los votos necesarios para tal fin.

 

“No observar esto torna peligrosa la institucionalidad del cuerpo de ediles y sienta precedente, en primer término que se viola lo establecido por el reglamento, y fundamentalmente porque de ser así, de ahora en más, el Ejecutivo podría tomar deuda cuando y como quiera, con mayoría simple, es decir, con seis votos”, advirtió el edil.